Terapia Psicológica

Hoy  en día la cantidad de personas que acaban por pedir ayuda en una terapia psicológica, es mucho mayor de lo que era antes.

Algunos piensan que acudir a un psicólogo es de débiles, afirmando que: “ellos no necesitan ningún psicólogo”. Ya han desaparecido los que pensaban que ir a terapia psicológica era sinónimo de “estar loco”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define salud como el estado de completo bienestar físico, mental, espiritual, emocional y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. La salud implica que todas las necesidades fundamentales de las personas estén cubiertas: afectivas, sanitarias, nutricionales, sociales y culturales.

La salud mental es un concepto que se refiere al bienestar emocional y psicológico del individuo. Merriam-Webster define salud mental como: “el estado del bienestar emocional y psicológico en el cual un individuo pueda utilizar sus capacidades cognitivas y emocionales, funcionar en sociedad, y resolver las demandas ordinarias de la vida diaria.”  La salud se mide por el shock que una persona pueda recibir sin comprometer su sistema de vida. Así, el sistema de vida se convierte en criterio de salud. “una persona sana es aquella que puede vivir sus sueños no confesados plenamente”.

Si no te sientes a gusto contigo mismo o si últimamente piensas que hay cosas en tu vida que no funcionan muy bien, pero no sabes cómo resolverlas, es importante que seas honesto contigo mismo y sepas pedir ayuda para tratar de resolverlas; una alternativa es acudir a terapia psicológica.

Muchas veces pensamos que no lo necesitamos y puede que haya quien no lo necesite nunca,  en ocasiones nos metemos en una espiral de la que no sabemos salir solos y necesitamos la ayuda de otros para darnos cuenta de lo que realmente sucede y recurrimos a nuestra  red social,  para  pedir un consejo, a lo mejor nos será suficiente, pero no siempre llega la ayuda o el consejo esperado,  de hecho, en la mayoría de ocasiones, no sucede eso, porque se carecen de las herramientas necesarias para ayudarnos. Al contrario de lo que algunos piensan, ir al psicólogo no es solamente ir a contarle tu historia y que te escuchen.

Si pasa el tiempo y por mucho que estemos contando siempre lo mismo a nuestra gente, una y otra vez y nada cambia, es que hay que considerar otras alternativas, ya que podemos quedar atrapados en las tóxicas quejas eternas, que tan poco nos ayudan y tanto mal nos hacen.  Y nos preguntamos muchas veces: ¿Cuál es la terapia psicológica que mejor funciona?, pero en realidad hoy en día hay muchas alternativas, lo importante es que te funcione a ti, que te dé resultados, que los cambios a esas quejas tóxicas se vayan dando, y podamos crecer como personas.

¿Quién se acerca a pedir ayuda?

Muchas veces se piensa que los que piden ayuda en terapia psicológica y tienen que terminar con un psicólogo es porque son débiles, pero es exactamente  lo contrario:

Se requiere ser muy valiente para aceptar que solos no podemos y que debemos pedir ayuda en una terapia psicológica

Ser muy valientes para revisar y recordar partes de nuestra vida que nos producen aún mucho dolor, pero que de no hacerlo no conseguiremos dejarlo atrás.

Terapia Psicológica 1Al pedir ayuda, empezamos a tener consciencia  y nos damos cuenta de nuestra situación: que estamos atorados, que cada día es lo mismo y no mejoramos o que nos sentimos cada día peor, nos damos cuenta que por más intentos que hacemos de llegar a los cambios, no lo conseguimos, tenemos  las mismas quejas, los mismos reproches,  las mismas discusiones, cada día nos desgastamos y estamos más exhaustos.

Pedir ayuda significa abrirse, mostrarse y confiar, significa un gran compromiso y sobretodo significa tomar acción. Nos comprometemos a actuar, a realizar las tareas necesarias para mejorar.

¿Qué NO es y qué NO hace un psicólogo?

  • MédicoUn psicólogo no es un médico, no receta fármacos, tratamos los trastornos psicológicos como problemas comportamentales, como formas de comportarse o de percibir el mundo,  aprendidas en interrelación con el medio a lo largo de la vida que actualmente están causando problemas.
  • Un psicólogo no es un mago, la terapia psicológica  es un proceso activo en el que el terapeuta será el encargado de guiarnos por el camino adecuado, pero somos nosotros los que tenemos que recorrer ese camino.
  • Un psicólogo no lee la mente, trabajamos a partir de la información que nos da el paciente (y en algunos casos personas allegadas al paciente), y si esta información es incorrecta la terapia no tendrá ningún sentido. Podemos tener más habilidad para detectar contradicciones en el discurso, historias incoherentes, analizar el lenguaje no verbal.
  • Un psicólogo no se limita a escuchar, nuestro trabajo es ayudar a las personas a solucionar sus problemas y para ello hay que escuchar, pero también hay que hablar. Una sesión de terapia es una conversación entre dos personas en las que ambas participan en diferentes grados en función del momento del proceso terapéutico.
  • Un psicólogo no da consejos, los consejos son maneras de actuar que una persona pondría en marcha en función de sus valores y sus experiencias vividas, los psicólogos somos conscientes de que nuestros propios valores y creencias no pueden intervenir en el proceso de terapia. Ayudamos a las personas a tomar decisiones adecuadas, pero no las tomamos por ellos.

¿Qué SI es y qué SI hace un psicólogo?

  • Terapia Psicológica como ayudaUn psicólogo analiza tu problema, se analizan las variables que han llevado a esa persona a esa situación y los factores que hacen que la situación problemática se mantenga,  ya que aparte de aportar claridad y tranquilizar al paciente, lo motiva al cambio.
  • Un psicólogo te ayuda a resolver tus problemas, al conocer los factores que están manteniendo el problema, así como aprendemos formas de pensar, sentir o tener comportamientos problemáticos, podemos desaprenderlas y aprender otras más adaptativas que nos hagan sentir mejor.
  • Un psicólogo proporciona recursos y estrategias, además de proporcionar recursos nuevos a la persona le hacemos ver aquellos que ya tiene, pero que no está utilizando,  al hacerse consciente los puede poner en marcha.
  • Un psicólogo te motiva para cambiar, ayudamos a las personas a descubrir y a trabajar esos miedos que les están impidiendo seguir el camino y  lograr los objetivos que se van proponiendo.
  • Un psicólogo amplía la terapia psicológica más allá de la hora de la sesión, para que los cambios se generalicen a la vida cotidiana del paciente y se mantengan en el tiempo, se proponen  tareas que las personas deberán llevar a cabo fuera de consulta.

Dice Bert Hellinger que “es más fácil sufrir que tomar la vida tal y como se nos ha dado”; que “es más barato seguir sufriendo que cambiar” y que “la verdad cura”, y que seguir los rastros del amor y la lealtad, permite restablecer el equilibrio del sistema.

Todos cargamos con heridas emocionales de culpa y lealtad,  La terapia sistémica familiar es un método psicoterapéutico que tiene en cuenta el orden y la armonía familiares a través de las sucesivas generaciones. Se basa en fundamentos de Análisis Transaccional, Gestalt, P.N.L, Hipnosis y Dinámica de Grupo.

Tenemos claro  que  el pedir ayuda profesional,  no  son las personas débiles las que la solicitan, se requiere de mucha fuerza, de un real y gran deseo de cambiar, y de un compromiso enorme, porque el que trabaja no es el terapeuta sino la persona misma y todo su sistema familiar.

En Desarrollo y Armonía, te invitamos a que este trabajo sea liberador, contamos con herramientas que nos ayudan  a llegar realizar la terapia psicológica que tú necesitas, por medio de talleres, ejercicios, constelaciones familiares, y otras alternativas que ofrecemos,  es un espacio creado para ti.

¡Contáctanos!