La Terapia Sistemica es un acompañamiento terapéutico

En la Terapia Sistemica se mantiene una relación profesional de acompañamiento, en esta relación el terapeuta proporciona al cliente una mirada a la solución de sus conflictos internos, cotidianos y de relación.

Los seres humanos generamos de manera individual una percepción limitante, que es adquirida a través de las experiencias que generamos del día a día. Asistir a una terapia sistemica permite al individuo a generar herramientas emocionales para enfrentar la situación de conflicto.

La Terapia Sistemica percibe al individuo como parte de un Sistema, lo estudia en su red de relaciones en el sistema familiar, al mismo tiempo que en distintos ámbitos y contextos, realiza compresiones amplias, provisto de convicciones personales, comportamientos, influencias, intenciones y estrategias, la Terapia Sistemica hace consciente al consultante de los diversos problemas desde los patrones de interacción.

Su análisis es a través de la Teoría General de los Sistemas, creado en 1950 por el biólogo austríaco Ludwig von Bertalanffy, así mismo la Terapia Sistémica es basada en un conjunto de principios conocidos como  Los órdenes del amor desarrolladas por el filósofo Alemán Berth Hellinger, estos caracterizan ciertas cualidades del sistema familiar que se aplican a todos los miembros y elementos que lo conforman.

La Terapia Sistémica, identifica el síntoma de la situación de conflicto y proporciona vías de solución al consultante en este tipo terapia es recomendada para, niños, adolescentes, adultos, parejas, que presenten:

Dificultades relacionales (pareja, hijos, familia, entorno social o profesional)

  • Baja autoestima
  • Separación o divorcio
  • Duelo
  • Estrés
  • Angustias
  • Manejo de ira
  • Desórdenes alimenticios: bulimia, anorexia, atracones, vómitos
  • Bullying y Mobing (acoso escolar y acoso laboral)
  • Adicciones (alcohol, drogas, juego)
  • Crisis de pánico
  • Fobias
  • Depresiones

La Terapia Sistemica, tal y como se realiza en Desarrollo y Armonía, es recomendable para las personas que sufren de una situación debido a que alguien se rehúsa a tratarse (adolescentes en dificultad, por ejemplo) o es resistente a la terapia o al cambio. En estos casos, el terapeuta de nuestra organización trabaja con la persona que solicita apoyo y desde este movimiento se permiten posibilidades para la intervención. Estamos para proporcionar el apoyo necesario para que regrese la estabilidad al consultante.

Enviar Correo