Haz de tu Árbol Genealógico un Verdadero Tesoro

“Cuando conoces los problemas que te transmite tu árbol genealógico hay que desidentificarse, haciendo de ese árbol una entidad danzante, aliada y luminosa. Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol, el cual arrastra mucho sufrimiento aunque también trae consigo muchos dones”.

“La psicogenealogía ayuda no sólo a sanar a los que están, sino a los que no están. A los antepasados que viven en nosotros y a los hijos de los hijos de nuestros hijos que aún no han nacido. Sanar un árbol genealógico es transmitir a las siguientes generaciones un ADN más sano.”

Alejandro Jodorowsky

abrazar-el-árbol-genealígicoSanar nuestro árbol genealógico , significa entender nuestro legado, darle forma a nuestro camino, encontrar similitudes y entender las repeticiones de las cuales hay que poder salir para encontrar nuestro propio destino. Muchas veces tratamos de borrar o silenciar lo que está en nuestras raíces, solo encontrándole un lugar, dándole espacio para que se exprese podemos sanar.

El transgeneracional es un método de autoconocimiento y de toma de conciencia, que nos invita a soltar las fidelidades familiares, para así tomar nuestra propia vida.

Al salir del lugar de víctimas de las circunstancias y al colocarnos en lugar de actores de nuestra propia existencia podemos determinar nuestro futuro como la concreción de los sueños que deseamos.

Al sanar nuestras raíces,  al integrar todas las historias de nuestro árbol, las buenas  y las no tan buenas, el tener el conocimiento de nuestras historias familiares, nos lleva a tomar conciencia de de ellas,  sin juicios, viéndolas tal cual son, sin juzgar, tomamos conciencia de todo lo que heredamos inconscientemente, y  nos invita a la acción, la transformación y la evolución del ser humano.

Todas las familias tenemos  temas a resolver, misterios, secretos, tabúes y hasta desgracias que muchas veces por protección se tratan de ocultar o maquillar pero solo a ponerlas a la luz y entender de dónde vienen podemos salir de la eterna repetición, tenemos mochilas que cargamos a través de generaciones anteriores a la nuestra y al poder verlo, al  poder encontrarle lugar a las piezas del rompecabezas podemos cerrar el círculo para empezar nuestro propio camino.

Para sanar hay que abrazar, amar nuestros vínculos, entender que solo podemos ser quien somos si nuestros padres se encontraron, al igual que cada uno de los personajes que conforman nuestra familia.  Cuando queremos liberar los programas, conflictos e historias de nuestro clan desde el miedo ( en formas de culpa, rencor, odio, rabia, juicios…), esos programas  en ocasiones se hacen más fuertes, la única forma real, de soltar todos esos programas que hacen de nuestra mente una prisión, es darnos cuenta de que todo lo que vemos en nuestro árbol genealógico, está  en nosotros y hacer un trabajo de:

1) Aceptación:

Viendo que lo que fue, no puede ser de otra forma, lo que pasó,  lo que no pasó, lo que me hicieron, las carencias o excesos que tuve, todo está bien,  se trata de mirar atrás y no querer cambiar nada, abrazar el pasado y también el presente, no hay culpables, no hay víctimas ni victimarios.

2) Comprensión:

Entendiendo que tu no eres tus programas, que solo son programas, lo que tu eres, está más allá de tus programas.

¿Cómo se manifiesta en nuestra vida la información que heredamos?

árbol-genealógico-2Se manifiesta de las siguientes formas:

  • Conductas y Hábitos
  • Emociones endógenas ( programadas)
  • Creencias
  • Miedos irracionales
  • Pensamientos recurrentes
  • Programas biológicos de adaptación (enfermedades y síntomas biológicos)
  • Elección de trabajo, pareja, amigos, etc.
  • Habilidades y recursos positivos

Hay historias que dejan improntas de sufrimiento, esto no quiere decir que sólo tengamos que buscar los sufrimientos, pero sí que es en este tipo de historias donde encontramos la “palanca” para nuestra toma de conciencia y liberación de programas que nos favorecen en la vida,  estas historias son: Secretos familiares importantes, infidelidades, separaciones, abortos e hijos fallecidos, hijos no reconocidos, robos, suicidios, incestos, abusos, adicciones, sucesos  en la guerra, enfermedades.

Errores típicos al mirar el transgeneracional:

  • Mirar el árbol genealógico desde arriba hacia abajo: creer que porque le ocurrió a alguien en la familia cierta situación o enfermedad, a él/ella también le va a ocurrir, el miedo a sufrir es peor que el propio sufrimiento.
  • No ver el recurso (poner el foco en el problema o conflicto): seguir  echándole la culpa de mis problemas a mi árbol o más concretamente a mamá, papá u otro miembro de mi clan, no querer asumir nuestra responsabilidad y por supuesto no quiero actuar.
  • Pensar  que yo soy el salvador de la familia:  es una idea separatista y soberbia, es una forma de sentir que no perteneces a tu clan, que estás incluso por encima de ellos, y pensar asì te puede llevar a un camino difícil.
  • Confundir la toma de conocimiento con la toma de conciencia:  toma de conocimiento es cuando entiendo algo desde la razón, no siento nada o casi nada,  la toma de conciencia es sentir, es el “darse cuenta”, es tomar acción.
  • Venir a consulta para ayuda/cambiar a otro:   la persona quiere solo poder decir que ha venido y que quiere solucionar su problema, pero en el fondo no quiere hacer ningún cambio.

Cuando nos damos cuenta de esto, la mirada hacia nuestro árbol genealógico empieza a ser diferente.  Podemos mirar a  nuestros ancestros e integrar también su  luz en nosotros mismos, lo positivo, los valores y recursos que ellos te transmiten están siempre ahí, sólo que a veces necesitamos atravesar la oscuridad para llegar a verlos, sentirlos e integrarlos.  Recuerda, sin raíces no hay alas, y voltear a ver nuestro árbol genealógico, tal cual es, simplemente así fue y está bien, la mayoría de los conflictos que sostenemos ya fueron solucionados, al  cambiar nuestra forma de mirar nuestro árbol, nos damos cuenta de todos los recursos, y en ocasiones no los vemos, nuestro enfoque está en el problema.

Para poder abrazar nuestro árbol genealógico con amor, es cambiar la mirada, a una mirada de humildad hacia nuestros ancestros, de reconocer en cada uno de ellos su grandeza y de ponernos por debajo de ellos, donde el más alto nutre al resto que están abajo, llenándonos de recursos…de vida.

¡Haz de tu Árbol Genealógico un Verdadero Tesoro!